Bodas de oro de las fraternidades de Canarias

01.07.2016 17:20

 

 

El pasado día 1 de julio la Fraternidad de Canarias culminó los actos que han venido celebrando a lo largo del año 2016, con motivo del cincuenta aniversario de su fundación. Lo hicieron en una Eucaristía de acción de gracias presidida por el obispo de la diócesis, D. Francisco Cases, quien en su homilía planteó si los cincuenta años habían sido quemados o plenos, concluyendo que igual que una cerilla al quemarse da luz, calor, vida… así los años vividos de entrega generosa de tantos fraternos para los demás, habían supuesto luz, coraje, ánimo, estímulo, descubrimiento y vivencia comprometida de la fe en Jesús… por lo que había que dar gracias a Dios, al tiempo que pedirle que este Movimiento siga su andadura con su carisma peculiar de creer en las capacidades de las personas enfermas y discapacitadas como miembros vivos y activos en la sociedad y en la Iglesia, siguiendo el mandato de Jesús al curar al paralítico: “Levántate y anda”, pasaje fundacional de Frater. El señor obispo fue sensible a la petición del nombramiento de un consiliario para el movimiento a partir del curso próximo.

Una comida alegre y fraterna dio paso al canto final del cumpleaños feliz.

Participaron en la Eucaristía y comida un buen número de fraternos y fraternas, así como personas afines y todas la presidentas diocesanas vivas del Movimiento, desde sus inicios, así como los consiliarios y otros sacerdotes que acompañan distintos grupos de Frater.

Participaron en los actos la coordinadora europea de Frater y la presidenta y consiliario generales de Frater España.

 

Visita a la Frater de Tenerife

Aprovechando su estancia en las islas, la presidenta y consiliario generales de Frater España, acompañados de la presidenta de la zona de Canarias, visitaron a la Frater de Tenerife, que también este año ha cumplido su cincuenta aniversario. Tuvieron un encuentro a lo largo del domingo día 3 de julio, con el grupo que compone la asamblea. Fue un encuentro gozoso en el que revisamos el momento actual de Frater Tenerife, valorando los servicios que cada uno presta al movimiento y la disponibilidad para renovar el equipo diocesano en su asamblea de septiembre próximo. La celebración de la Eucaristía y la comida compartida en el propio hogar de Frater avivaron la ilusión y el deseo de pervivencia del Movimiento en la diócesis. La posibilidad del nombramiento de un nuevo consiliario ayudaría mucho en este momento. Habrá que dar los pasos para conseguirlo.

 

Fotogalería: Bodas de oro de las fraternidades de Canarias