Recordando a Celia Ábrego

14.05.2015 12:00

Luis Santos nos daba esta noticia:

"Amigos fraternos. Os doy una mala noticia. Acaba de fallecer Celia Ábrego hoy día    14  de mayo. Desde  que  empezó la  Frater en  Pamplona  estuvo dedicada  a  ella, desempeñando los cargos de presidenta, vicepresidenta y secretaria. Era amante  de  la Frater, ójala fuéramos todos como ella. Últimamente no acudía por su salud, pero seguía interesándose por la Frater. Que descanse en paz".

Nos unimos al sentimiento de Miguel Ángel Arrasate (consiliario internacional que compartió con ella uno de los últimos encuentros)

"Gracias por compartir la noticia. Ciertamente a todos nos parte un poco o un mucho cada partida. Luis, es muy bonito lo que dices de ella en pocas palabras: Desde  que  empezó la  Frater en  Pamplona  estuvo  dedicada  a  ella, desempeñando los cargos de presidenta, vicepresidenta y secretaria. Era amante  de  la Frater. Me gusta leer eso... desde que comenzó... también eso de:  era amante de la Frater... ¡qué hermoso y qué bien lo dices!

Esta mañana en la Eucaristía, comentando el Evangelio, alguien de mi comunidad decía  que la misión de los cristianos era transmitir a los demás, el encanto de Dios. Y me dejo pensando eso del encanto de Dios.

Ahora en la tarde,  leía del padre Françoise que deseaba que nosotros sembráramos, sembráramos... que no nos preocupáramos tanto de recoger frutos... siempre sembrar, sembrar...

Pues eso ha hecho Celia. Se enamoró. Desde el comienzo de Frater, ahí en Pamplona, estuvo dedicada a ella de modos diferentes. Era amante de Frater. Descubrió el encanto de Frater y quedó encantada hasta el final. Fue su forma de sembrar, sembrar...

Y lo que tú dices: Ojala fuéramos como ella, encantados con Frater, comunicadores del  encanto de ser fraternos,  desde la edad que tengamos... o sea, sembrar, sembrar.

Luis, desde la distancia, quiero estar cercano con ustedes. En el encuentro que tuvimos en Pamplona,  ahí estuvo ella. La recuerdo, así como lo bien que lo pasamos y el buen ambiente que entre todos vivimos. Es para mí un gran y gratísimo recuerdo.

Agradezcamos a Dios, su vida, su fraternidad, su siembra. Ella, como Jesús y como Françoise, son otra velita mas en el camino de la vida, iluminándonos el camino. Y qué bueno es poder decir eso de un fraternista después de estos 70 años de fraternidad: era amante de Frater.

Gracias, Luis. Un abrazo para todos los fraternos".