I Jornada Social Diocesana de la Discapacidad en Madrid

28.11.2016 11:14

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el próximo 3 de diciembre, el Arzobispado de Madrid convoca la I Jornada Diocesana de la Discapacidad, que supone la puesta de largo de la recientemente creada Comisión Diocesana de Atención a las Personas con Discapacidad.

A las 17 horas, en el salón de Alfa y Omega (La Pasa, 3), habrá una mesa redonda sobre Evangelizar desde la Diferencia. En ella intervendrán el coordinador de la comisión, el sacerdote Víctor Hernández, y el periodista ciego Mariano Fresnillo, quien presentará el acto y dará paso a los representantes de las principales asociaciones católicas de la discapacidad en España.

Estarán Virginia Calderón, de FRATER (Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad física y sensorial); el sacerdote con un implante coclear Jaime Gutiérrez, de Pastoral del Sordo; Carmen Santiago, de la asociación Fe y Luz, dedicada a las personas con discapacidad intelectual; y José Antonio Berlanga, de CECO (Ciegos Españoles Católicos).

A la conclusión de la mesa, a las 19:00 horas, la catedral de Santa María la Real de la Almudena acogerá una Eucaristía especialmente dirigida a personas con discapacidad y su entorno. La celebración estará presidida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro.

De Pastoral de la Salud... a Pastoral Social

Las personas con discapacidad siempre habían estado vinculadas a Pastoral de la Salud, dentro de la Vicaría de Acción Caritativa, pero hace mucho tiempo que reclamaban ser incorporadas a otra área de trabajo dentro de la Iglesia. Después de oír las peticiones de las principales asociaciones -reunidas en la Mesa de la Discapacidad-, el arzobispo de Madrid tomó la decisión de trasladarlas a la Vicaría de Pastoral Social e Innovación, de la mano del vicario, José Luis Segovia.

Constituida ya la Comisión Diocesana de Atención a las Personas con Discapacidad, se van a iniciar los trabajos para articular nuevas medidas de apoyo a estas personas y en favor de una mayor inclusión.

«Queremos ser protagonistas y actores en la evangelización de la Iglesia de Madrid», subrayan muchos de los implicados. En sus propias palabras, hay que dejar atrás «una caridad mal entendida del siglo pasado» y «una percepción solamente asistencial de la discapacidad», conscientes de que «las personas con capacidades diferentes quieren ser un ejemplo de que se puede integrar desde la Iglesia católica en Madrid y pasar de ser receptores de muchas acciones a convertirse en verdaderos testigos».