Convertir la vida en acontecimiento

Convertir la vida en acontecimiento

Nos encontramos, hoy, ante una nueva cultura que cada día está más condicionada por el auge imparable de una tecnología que pretende orientar nuestros deseos, imponiendo sus valores y, al mismo tiempo,  generando novedosas formas de relación mientras va creando pautas de comunicación impensables hasta hace muy poco. Todo ello a una velocidad vertiginosa que nos impide ser conscientes de nuestra relación con esa misma tecnología, y lo más importante, sobre nuestra relación con las otras personas. Sin desmerecer las nuevas formas de comunicación, que son necesarias para salvar distancias o circunstancias que impiden la presencia directa, deberemos esforzarnos en seguir creando espacios para la comunicación personal directa, porque necesitamos ponerle rostro humano al sufrimiento y a la esperanza; para escuchar aquellas palabras ahogadas y que solo el corazón misericordioso es capaz de hacer aflorar.

 

Leer la Carta de Amigos de mayo-junio 2019