Frater, pueblo de Dios en salida

Frater, pueblo de Dios en salida

   Carta de Amigos de enero a marzo de 2020

 

En el reciente Congreso del Laicado hemos podido ver y sentir una Iglesia viva, deseosa de fortalecer su conciencia apostólica y con una clara identidad de ser Pueblo de Dios, llamado a definirse en un momento de la historia en el que urgen respuestas transformadoras tanto en la sociedad como en la Iglesia.

 

Frater no puede, ni debe, quedarse al margen de esta nueva llamada del Espíritu Santo que nos invita a ser signo de los tiempos y a madurar una nueva primavera que ofrezca destellos de esperanza.

 

Podemos decir con firmeza que Frater es “maestra en humanidad” y eso exige de nuestro movimiento, de los equipos y de cada miembro de la fraternidad, plantearnos que no podemos dejar en una “urna de la historia” nuestras capacidades adquiridas para ser luz en medio de la oscuridad del sufrimiento. Sería absurdo que intentásemos conservar sólo para nosotros esa alegría: salgamos a ofrecer la vida de Jesucristo.

 

Leer la Carta de Amigos de enero a marzo de 2020