Fraternidad y armonía en la diversidad

Fraternidad y armonía en la diversidad

Carta de Amigos de enero-febrero 2019

 

Los cambios y la diversidad son un hecho y, en Frater, nos hemos esforzado en que nuestras enfermedades, capacidades  y diversidades  personales,  sean reconocidas e integradas en la sociedad a la que pertenecemos. Esta llamada a reconocer nuestra diversidad es la llamada a valorar e integrar otras diversidades que también forman parte de la sociedad.  Este puzzle social que componemos todas las personas debe estar basado en el respeto y en el reconocimiento de la dignidad de toda persona. Y esta llamada a descubrir las realidades de los demás nos abrirá la sensibilidad a nuevos dolores y sufrimientos que no son los nuestros.  En nuestro lenguaje cristiano hablaríamos de fraternidad universal y de comunión. En nuestro lenguaje humano hablamos de tolerancia, armonía, respeto, encuentro, complemento o convivencia. En el lenguaje de Dios, de Amor.

 

Unidad y diversidad son las dos caras de la identidad del ser humano: las personas nos necesitamos. Estas facetas de la identidad nos llaman a luchar para construir nuestra casa común, el mundo, en hermandad y respeto, creando espacios y relaciones justas, y eso no es nada fácil. Es una aventura arriesgada pero necesaria y fructífera. ¡Ánimo, Frater! ¡A por otro día nuevo!

 

Leer la Carta de Amigos

Descargar la Carta de Amigos