Itinerario de incorporación y formación

Frater España ha sido y es un camino por el que han transitado y transitan muchas personas. Tiene ya, en nuestro país, una historia importante, de casi setenta años. A través de FRATER muchas personas con enfermedad o discapacidad física o sensorial han ido descubriendo que:

  • Lo más importante del mundo es la persona humana, por encima de sus enfermedades, discapacidades, carencias o dificultades.
  • Es bello vivir.
  • Es posible la integración social y eclesial de las personas con discapacidad como miembros vivos y activos dentro de la propia sociedad e Iglesia.
  • La fe compromete la propia vida para trabajar con ilusión y, a pesar de las dificultades encontradas en el camino, por la construcción de un mundo más justo, fraterno y solidario, en que todas las personas sean reconocidas como tales y defendidos sus derechos.

 

Para ello nos hemos dotado de un itinerario de incorporación y formación en Frater como un instrumento, que consta de tres pasos:

Este primer paso se define principalmente por los contactos personales con miembros de Frater y la participación en las actividades del Movimiento.
Todo acto de conocer con interés para relacionarse con Frater es una formación básica y general. Serán los cimientos de un mayor interés y participación.

Este segundo paso se define por el comienzo de un proceso de iniciación en el Movimiento que se realiza en grupo (grupo de iniciación), durante uno o dos años, acompañados de un militante como animador, para madurar u decidir su opción por el Movimiento.

 

El tercer paso se define:

  • Por la opcion fundamental por Jesús el Cristo, y su proyecto, el Reino de Dios.
  • Por el compromiso de transformación de la persona, de la Iglesia y de la sociedad, a la luz del Evangelio.
  • Por la participación activa de la misión evangelizadora de la Igleisa especialmente entre las personas con enferemedad y/o discapacidad.

"La tarea fundamental de la Fraternidad es hacer surgir, formar, orientar y sostener crisitanos que sean verdadero fermento evangelizador; es decir, que todos vayamos haciéndonos militantes cristianos".

Solicitud de material de formación

Selecciona un archivo