Frater en el Congreso de Laicos

17.02.2020 17:27

Desde el viernes 14 al domingo 16 de febrero de 2020 tenía lugar en Madrid el Congreso Nacional de Laicos organizado por la Comisión de Apostolado Seglar (CEAS) de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Al que han asistido más de dos mil personas representantes de todas las diócesis, de los movimientos laicales organizados y también de seglares de parroquias, en un clima alegre y esperanzador con aromas a los Encuentros Mundiales de la Juventud, con música en vivo, buena sonorización, vídeos e imágenes que hacían que las palabras y discursos resultaran más ágiles y cercanos.

Bajo el lema “Pueblo de Dios en salida” inspirado en la Exhortación Apostólica “La Alegría del Evangelio” del papa Francisco se ha realizado dicho Congreso. No solo en el lema sino en todo el trabajo pastoral han resonado como nunca las palabras, intuiciones y líneas de trabajo que el presente pontificado quiere insuflar en esta hora de la Iglesia. Expresiones como remar en la misma dirección; invertir la pirámide organizativa donde los dirigentes, pastores con olor a oveja, se sitúen como servidores del pueblo de Dios; salir al encuentro de las personas pobres que nos evangelizan… tender puentes en esta sociedad fragmentada y sanar heridas convirtiendo a la Iglesia en un hospital de campaña. Para algunas personas estas líneas les pueden resultar palabras huecas, pero, todo lo contrario, son líneas de compromiso que arrancan del Concilio Vaticano II, donde la Iglesia se quiso poner al día a sí misma para hacer efectivo el diálogo con el mundo contemporáneo.

Las personas de Frater España, unidas al resto de movimientos de la Acción Católica Especializada, hemos estado presentes desde la génesis del proyecto, en la realización del Congreso -no solo participando activamente, sino también colaborando y llevando a cabo uno de los testimonios de los itinerarios de trabajo congresual- y en el esperanzador trabajo posterior que nos queda por hacer. Nuestra presencia fraterna, con diez representantes, ha estado formada por miembros del Equipo General y de las fraternidades diocesanas de Madrid, Málaga y Castellón. Además, Frater ha ofrecido un testimonio en una de las líneas de trabajo por medio de nuestra fraterna, Virginia Calderón.

Los cuatro itinerarios prioritarios son el primer anuncio, el acompañamiento, los procesos formativos y la presencia en la vida pública. Dichos itinerarios, con distintas palabras, son ejes e identidad de Frater desde su fundación: anuncio de la buena y alegre noticia de Jesucristo, contacto personal con la persona con enfermedad y/o discapacidad física o/y orgánica, formación en los equipos de vida y ser levadura en la masa, comprometidos con otras organizaciones públicas o privadas para trabajar por el bien común de la accesibilidad universal, luchando por la inclusividad en la sociedad y en la Iglesia.

Hemos de vivir un Pentecostés renovado, así nos despedía el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la CEE, al final de la Eucaristía que clausuraba el Congreso. Y en estas estamos, porque ante los miedos que nos amenazan, al igual que los primeros discípulos en el primer Pentecostés, hemos de sentir la fuerza del Espíritu Santo. Será la manera de vivir la vocación laical no como una vocación reducida o aminorada en comparación con la vocación sacerdotal. Todo el Pueblo de Dios es llamado y enviado. Por ello todo el Pueblo de Dios vive en éxodo, en salida.

 

Antonio García Ramírez

Consiliario General de Frater

 

 

Fotogalería: Frater en el Congreso de Laicos